Ella

Se escucha el silencio. Con el motor apagado me incorporo para desconectar las luces y salir del coche. - No hace falta que vengas – me dice mientras tambaleándose intenta mantenerse erguida en el asiento. No respondo a dichas declaraciones, sé de más que ni siquiera podrá abrir la puerta a la primera. Cojo el... Leer más →

Anuncios

Recuerdo 8: El pasar del tiempo. 

Recordaré ese momento en el que el tiempo se detuvo. Ese apretón de manos en el cual la presión que ejercías sobre mis huesos quería decir tantas cosas. No olvidaré jamás el destello fugaz de tu mirada perdida, aquel momento de lucidez en tu mente recorrió cada poro de mi piel endurecida. Escuché en mi... Leer más →

Recuerdo 7: Pasado oscuro.

Aquellos momentos se presentan enquistados en mi memoria. Frívolos y traicioneros, cortan con un filo de doble hoja. Es hablar y aunque exprese palabras, el alma enmudece, el corazón se detiene. Las lágrimas afloran tímidas y tibias para humedecer las retinas, secas, por el golpe abrasador del recuerdo hiriente. El cuerpo se tensa, los dientes... Leer más →

Recuerdo 6: Jóvenes amantes rotos.

Jóvenes amantes rotos; con demasiada experiencia en sus cortas vidas, eso fuimos tú y yo. Sucumbimos a la sin razón, olvidando todo aquello por lo que nos habían enseñado a luchar. Dejamos de lado las metas, destruimos sueños y esperanzas, el bastión del miedo y la incertidumbre se erigió en el centro de nuestros corazones.... Leer más →

Recuerdo 5: El adiós.

Quería poder cerrar los ojos y desaparecer de allí. Quería cerrar lo ojos y que nada de eso estuviera pasando, pero por alguna sencilla razón del destino parecía inevitable que volviéramos a pelearnos. El sol de mediados de julio era insoportable sobre mi piel, no solo quemaba, tambien picaba. La luz me deslumbraba cuando intentaba... Leer más →

Recuerdo 4: La jugada.

Era el partido de cuartos de aquel torneo de voleibol. Nuestro equipo era prácticamente nuevo, recién formado. Habíamos jugado apenas dos meses juntas y allí estábamos, en cuartos. Cabe destacar, que llevábamos puesta la equipación verde publicitaria, pues por aquel entonces ni siquiera teníamos equipación propia. Era bonito cuando en el vestuario, llegaba el entrenador... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑