Recuerdo 9: Odio

Se suele decir que la persona que odia a otra; es porque aquella que odia le sigue importando la persona odiada. Pero, ¿cómo no odiar a la persona que te hundió la vida? La que se fue de ella, dejándote en las ruinas de tu propia dignidad.

No señores, no. Esa típica frase no está falta de razón pero su significado es completamente remoto al que le solemos aplicar.

Sí, nos importa esa persona porque lo único que queremos es verla llorar, ansiamos ver como el dolor le desgarra el alma y poder observar como su malévolo corazón se fragmenta en mil porciones llenas de pura desesperación. Y deseo ver como su vida sucumbe al frío dolor, a la rabia y a la puta desorientación.

Claro que me importa, lo único que deseo es verlo sufrir. Sufrir al saber qué es estar completamente solo; sin familia, sin amigos, ni siquiera con su sombra, sin un ápice de su reflejo. Obligándole a vivir vacío, sin sueños.

Lo único que me enseñó es a poder observar como el alcohol se precipitaba sobre mi garganta , como el vodka no es más que una sucia colonia barata. Me enseñó qué es sentirse desesperada, sola, sucumbir al interminable dolor y al eterno frío de la soledad absoluta.

Me enseñó a pelear contra los que me amaban y a herir a personas que solo me ayudaban. Me enseñó como usar las palabras como si de puñales se trataran, me enseñó las puertas del mismo infierno y me abandonó a mi suerte, ante las llamas, ante el fuego eterno.

Me enseñó a despreciar mi vida, me hipnotizó, me utilizó y cuando me encontraba hundida, malherida, sola en la desesperación, en la tortura de la bebida, en la adicción del alcohol, cuando estaba repudiada por todos, cuando habitaban en mi corazón balas de cañón… me abandonó.

Y allí perdida en mi propio yo, comprendía lo que era sufrir, entendí que conllevaba perder,  junto a la gélida bruma y a la muerte mas de cien noches me encontré.

Claro que lo odio, claro que me importa su vida. Porque solo quiero ver como se desmoronan sus ilusiones, sus sueños, sus fantasías; al igual que él me obligó a vomitar mi alma del cuerpo, cuando realmente pudo no dejarme hacerlo.

 

09/06/2014

 

Un comentario sobre “Recuerdo 9: Odio

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: