Impotencia

Escribiré sobre la impotencia; sobre el querer pero no poder, sobre cómo hacen sufrir a las personas que amas y no tienes medios algunos para impedir dicho sufrimiento.

Hablaré de cuya sensación hace que el espíritu se quiebre con la facilidad con la que una hoja seca y resquebrada, se convierte en polvo bajo el peso de nuestros pies.

Hablaré de aquella impotencia que padecemos aquellos cuyos objetivos son los de proteger y sin embargo, no somos capaces de hacerlo, porque existe algo muy superior por encima de nosotros y nuestras posibilidades.

Por algo que se escapada de nuestras manos, por algo que no podemos controlar.

Y es que el amor hacia las personas que son de vital importancia para nuestras vidas, nos hace cometer grandes estupideces, descomunales errores. Damos más de lo que realmente podemos ofrecer, por el simple hecho de amar.

Y cuando el impotente se cruza en el camino con el causante de los males de aquel que custodia su corazón, resulta una ardua tarea arrebatarle de la cabeza la vana idea de hacer desaparecer al maleante de una vez por todas, tomando por su mano la justicia, sin pensar en las consecuencias, ni en las heridas que se mostrarían abiertas.

De la impotencia surge la sed de venganza, y de esta el odio. Un odio que anhela sangre para pagar por el dolor causado a aquellos que amamos por encima de todo, incluso, de nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: